8 de enero de 2012

El Cine de Douglas Sirk por Reiner Fassbinder

El Realizador Douglas Sirk inspiro  la obra filmica de su compatriota Reiner Fassbinder
El cine es como un campo de batalla”, decía Sam Fuller -que en 1948 escribió el guión de “Los Amantes” (Shockproof) para Douglas Sirk- y lo decía en una película de Jean-Luc Godard, frase que poco antes de rodar “Sin Aliento”  (A bout de soufflé, Al final de la escapada)  también escribió en el número 94 de Cahiers du Cinéma a propósito de “Tiempo de vivir y tiempo de morir”  (A time to love and a time to die, 1958). Pero ninguno de nosotros, ni Godard, ni Fuller, ni yo ni nadie, estamos a la altura de Douglas Sirk, el cual dijo: “El cine es sangre, lágrimas, violencia, odio, muerte y amor”. Y Sirk ha hecho películas con sangre, con lágrimas, con  violencia y odio, -películas con muerte y con amor. Sirk dijo: “No se pueden hacer películas sobre las cosas, sólo se pueden hacer películas con cosas, con luz, flores, espejos, sangre y con todas las cosas fantásticas que hacen  la vida digna de ser vivida”. Sirk también dijo: “una teoría de la realización de cine está en la iluminación y los encuadres”. Y Sirk ha hecho las películas más tiernas que conozco; las películas de alguien que ama a la gente y no la desprecia como nosotros. Darryl F. Zanuck le dijo un día a Sirk: “Esta película va  a gustar en Kansas City y en Singapur”.  Estados Unidos es realmente especial.

Douglas Sirk tenía una abuela que escribía poemas y tenía el cabello negro. En esa época, Douglas  todavía se llamaba Detlef y vivía en Dinamarca. Hacia 1910, los países nórdicos producían sus propias películas y sobre todo estaban especializados en grandes dramas humanos. Y así, el joven Detlef y su abuela poetisa acudían a un minúsculo cine danés para llorar todas las lágrimas de su cuerpo ante la trágica muerte de Asta Nielsen y muchas bellas maquilladas en tonos pálidos, muy pálidos. Sólo podían ir en secreto porque se suponía que Detlef Sierck tenía que ser educado en la tradición germánica, con una educación estrictamente clásica, de modo que un día su amor por Asta Nielsen se transformó en amor por Clytenmestra. Trabajó en el teatro: en Alemania, en Bremen, Chemnitz, Hamburgo y Leipzig. Este hombre instruido también era un hombre cultivado. Max Brod se contaba entre sus amigos, conocia la obra de Kafka y demás. Parecía que iba a comenzar una carrera que le llevaría a dirigir la Residenztheater de Munich. Pero no: en 1937, después de haber rodado algunas películas en Alemania para la U.F.A.  Detlef Sierck emigró a Estados Unidos, se convirtió en Douglas Sirk y dirigió unas películas que apenas podrían arrancarles una sonrisa a los alemanaes que tuvieron su mima formación.

LO QUE EL CIELO NOS DA
(All that heaven allows, 1956)
Sucede entonces que puedes toparte con un hombre en Lugano, Suiza, alerta y tan inteligente que no se parece a ninguno de los que he conocido; alguien que puede decir, con una imperceptible sonrisa de felicidad: “A veces he amado mucho, verdaderamente mucho, las cosas que he hecho”. Lo que habría amado, por ejemplo,  sería “Lo que el cielo nos da” (All that heaven allows, 1956). En ella Jane Wyman es una viuda rica; Rock Hudson poda sus árboles. En el jardín de Jane crece un árbol que sólo florece donde hay amor y así, después de un encuentro fortuito, crece el amor de su vida entre Jane y Rock. Pero Rock es quince años más joven y Jane está completamente integrada en la vida social de su pequeña ciudad norteamericana. Rock es un rústico y Jane tiene mucho que perder: sus amigos,  el status que debe a su difunto marido, sus hijos. Al principio, Rock está enamorado de la Naturaleza y Jane no ama nada porque lo tiene todo.

Es un inicio lindamente asbisal para el gran amor de la vida de uno. Ella, él y el mundo donde viven, tal es la situación básica. Él ve en ella algo maternal, parece capaz de enternecerse en el momento oportuno: comprendemos muy bien lo que Rock ve en ella. Él es un tronco de árbol. Tiene razón al quererla. El mundo que les rodea es malo. Todas las mujeres son demasiado charlatanas. El único hombre que hay en la película es Rock; por eso los sillones y las gafas tienen tanta importancia. Después de ver esta película, el último lugar en donde quisiera vivir sería una pequeña ciudad norteamericana. Lo que cuenta es que, al llegar el realto a cierto punto, Jane le dice a Rock que va a dejarlo, a causa de sus estupídos hijos y demás. Rock no protesta demasiado, después de todo le queda la Naturaleza. Pero he aquí que  Jane se sienta a celebrar la Navidad, sus hijos van a abandonarla de cualquier manera y le han dado como regalo de Pascuas un aparato de televisión. Es excesivo. Nos están contando algo sobre el mundo y lo que nos hace. Más tarde, Jane vuelve a Rock porque tiene jaquecas, lo que nos ocurre a todos si no fornicamos de vez en cuando.  Pero aunque ella ha regresado, no habrá final feliz. Si alguien ha complicado tanto su vida amorosa con otra persona, los dos juntos no podrán vivir felices después.

Este es el tipo de cosas sobre las que hace películas Douglas Sirk. La gente no puede vivir sola, pero tampoco puede vivir acompañada. Y por esto, sus películas son tan desesperadas. “Lo que el cielo nos da” empieza con un gran plano de la pequeña ciudad sobre la que aparecen los títulos. Impresión de gran tristeza. Después, viene un plano con grúa sobre la casa de Jane; una amiga llega para devolverle una vajilla que le había prestado. ¡Qué tristeza! Un movimiento lateral sigue a las dos mujeres y allá en el fondo del campo se halla Rock Hudson, borroso, en la forma como generalmente aparecen los extras en las películas de Hollywood. Y como su amiga no tiene tiempo para tomarse un café, Jane se lo toma con el extra. Hasta ese estadio del relato, sólo ha habido close ups (primeros planos) de Jane Wyman; Rock todavía no cobra ninguna significación real. Una vez que la haya cobrado, tendrá también sus primeros planos. Es sencillo y hermoso. Y todo el mundo lo comprende.

Las películas de Sirk son descriptivas. Hay muy pocos primeros planos. Incluso en los campo-contracampo el interlocutor no aparece enteramente en el cuadro. La intensa emoción que experimenta el espectador no es el resultado de una identificación, sino que proviene del montaje y la música. Por eso salimos de estas películas sintiéndonos de alguna manera insatisfechos. Lo que hemos visto les ha ocurrido a otras personas. Y si algo de lo que hemos visto nos concierne personalmente, tenemos libertad para admitirlo o reírnos de su significado. Los hijos de Jane pertenecen a otra especie. Conocen  a un vejete a quién consideran inferior en todos sentidos, en juventud, en conocimiento y demás, y piensan que podrían utilizarlo para que consumara un matrimonio ideal con la madre. Ahí también esta Rock, no mucho mayor que ellos, más guapo y menos estúpido. Pero ante él reaccionan con terror. Es fantástico. El hijo de Jane ofrece un cocktail a los dos hombres, al viejo y a Rock. Ambos le alaban las bebidas. Cuando lo hace el viejo, los hijos rebosan alegría. Pero con las felicitaciones de Rock se hace explosiva la tensión en la habitación. Las dos veces es el mismo plano. Es excepcional la forma de dirigir actores de Sirk. Si se consideran las últimas películas de Fritz Lang rodadas en esa época, donde la incompetencia es visible por todas partes, podremos apreciar con seguridad el talento de Sirk. En las películas de Sirk las mujeres piensan. Y esto es algo que jamás me ha llamado la atención en otros directores. Por lo regular las mujeres están reaccionando, haciendo lo que supone que dben hacer, pero en Sirk ellas piensan. Es algo para ser visto. Es formidable ver pensar a las mujeres. Nos da esperanzas. Honestamente.

Pero en Sirk, la gente está ubicada siempre en compartimientos ya muy determinados por la situación social. Son increíblemente exactos. En la casa de Jane sólo hay una manera posible de desplazarse. Sólo se pueden decir un tipo de frases cuando se quiere hablar, un sólo tipo de gestos cuando se quiere expresar algo. ¿Podrá cambiar Jane cuando vaya a otra casa, por ejemplo, a la de Rock? Ahí habría una esperanza. Pero por otra parte, quizá está tan recluida en sus estereotipos que en la casa de Rock echará de menos el tipo de vida al cual está acostumbrada y que se ha convertido en el suyo. Por esto, el happy end no lo es. Jane se adapta mejor con su propio domicilio que con el de Rock.



Palabras al viento”
(Written on the wind, 1956)  Es la historia de una familia inmensamente rica. Robert Stack interpreta al hijo que nunca ha conseguido igualar a su amigo, Rock Hudson. Robert Stack sabe gastar su dinero: conduce aeroplanos, conquista chicas, bebe; Rock Hudson es su compañero permanente. Pero no son felices. Sus vidas están desprovistas de amor. Entonces conocen a Lauren Bacall. Evidentemente, es diferente de todas las demás mujeres: se gana la vida, tiene sentido práctico, es tierna y comprensiva. Sin embargo, escoge al malo, Robert, mientras que el bueno, Rock, le convendría más. Rock también sabe trabajar para ganarse la vida, tiene sentido práctico, es generoso y comprensivo como ella. Y ella pone su mirada en aquél con quién las cosas no pueden durar mucho tiempo. En su primer encuentro con el padre de Robert Stack, Lauren Bacall le pide que dé a su hijo una nueva oportunidad. Es repugnante ver cómo la hermosa dama da un golpe bajo al chico bueno para favorecer al malo. Sí, verdaderamente, todo ha comenzado mal. Esperémoslo.

Dorothy Malone, la hermana de Robert, es la única que ama a quien debe, es decir, a Rock Hudson, y es fiel a este amor, lo cual es absolutamente ridículo. Tiene que ser ridículo el que otra persona piense que sus acciones sucedáneas son lo verdadero; y es muy claro que todo lo que ella hace, lo esta haciendo porque no puede tener lo verdadero.

Lauren Bacall es un sucedáneo para Robert Stack, ya que no puede ignorar que nunca será capaz de amarla y viceversa. Su padre sujeta en la mano un pozo de petróleo que parece un sustitutivo del falo.  Y al final,  cuando Dorothy Malone, única superviviente de la familia, tiene ese mismo falo en la mano, resulta por lo menos algo tan miserable como el aparto de televisión que le regalan a Jane Wyman en Navidad en “Lo que el cielo nos da”. Aquel era el sucedáneo de la vida sexual que le escatimaban sus hijos a Jane; el imperio petrolero de Dorothy Malone es el sucedáneo de Rock Hudson. Espero que ella no vaya a ponerse a fornicar y enloquezca como Marianne Koch en “Interludio”. Para Douglas Sirk, la locura es un signo de esperanza, creo.

Rock Hudson en “Palabras al viento” es, de pies a cabeza, el cerdo más absoluto del mundo. ¿Cómo es posible que no conmueva ante el cariño que le tiene Dorothy Malone? Ella se le ofrece, persigue a los hombres que vagamente se le parecen para que él lo entienda. Y todo lo que él puede decir es:  ”Jamás podré satisfacerte”. Dios mío, claro que sí podría. Mientras Dorothy baila en su habitación, interpretado  la danza de un cadáver -quizá en este momento comienza su locura- su padre muere. Muere porque es culpable. Siempre le inculcó a su hijo que Rock Hudson era mejor que ellos, hasta que acabó por ser verdad. Porque él nunca ha podido hacer lo que ha querido y siempre ha pensado que el padre de Rock -que no ha hecho dinero y puede irse a cazar cuando quiere- vale más que él. Los hijos no son más que pichones desvalidos y tontos. Probablemente el hombre comprendió su falta y por eso se mató. De cualquier modo, lo entiende el espectador. Su muerte no es terrible.

Porque Robert no ama a Lauren, quiere un hijo de ella. O porque nunca ha tenido la ocasión de lograr nada y al menos quiere engendrar un hijo. Pero sus esfuerzos revelan una debilidad fatal. Robert vuelve a beber. Ahora queda claro que Lauren Bacall no le sirve de ayuda a su marido. En lugar de beber con él y comprender algo de sus sufrimientos, ella se vuelve más noble y pura que nunca, tanto que cada vez nos sentimos peor y vemos más claramente lo bien que estaría con Rock, que también nos hace sentirnos muy mal a la vez que muestra una gran nobleza. Las personas que están hechas para ser útiles, con sus cabezas llenas de sueños fabricados, siempre son acorraladas. Si Lauren Bacall hubiese “vivido con” Robert Stack en lugar de “vivir a su lado”, a través de él y para él, habría podido creer que el niño que está esperando verdaderamente es suyo. Habría evitado muchos sufrimientos. Pero, tal como está la situación, el niño pertenece más a Rock, aunque nunca se haya acostado con Lauren.

Dorothy comete una mala acción al enfrentar a su hermano con Laureen y Rock. Pero de todas maneras la amo como raramente he amado a alguien en el cine, como un espectador que rastrea con Douglas Sirk ñas huellas de la desesperación humana. En “Palabras al viento” el bueno, el “nornal” y el “guapo” son siempre totalmente vomitivos; el malo, el débil y el disoluto le inspiran compasión a todos. Incluso a los manipuladores del bien.

Y una vez más, la mansión donde ocurre todo esto. Regida, por decirlo de alguna manera, por una inmensa escalera. Y los espejos. Y las flores imperecederas. Y el oro. Y el frío. La casa que uno se construiría si tuviese mucho dinero. Una casa con todos los accesorios que implica la auténtica riqueza y donde uno no puede sentirse a gusto. Como el Oktoberfest donde todo es color y movimiento y donde uno siente la misma soledad que los demás. Las emociones humanas se consideran la flor más extraña en la casa que Douglas Sirk construyó para los Hadley. La iluminación de Sirk siempre es lo menos natural posible. La presencia de sombras donde no deben hace plausibles ciertos sentimientos que se hubiese tendido a no encontrar verosímiles. También los encuadres de “Palabras al viento” casi siempre son inclinados, generalmente tomados desde abajo, de modo que lo raro queda plasmado en la pantalla y no sólo en la mente del espectador. El cine de Douglas Sirk libera la mente.

Interludio

Interludio (Interlude, 1956) es una película de difícil comprensión. De entrada, todo tiene un aire falso. La historia sucede en Munich, pero sabemos que esta ciudad no es así en la realidad. El Munich de “Interludio” está fabricado con piezas de decorados monumentales: Königsplatz, Nymphenburg, Herkulessaal..Al cabo de un rato comprendemos que es el Munich que puede ver una norteamericana. June Allyson viaja a Munich para conocer Europa. Lo que allí encuentra es un gran amor, el amor de su vida: Rossano Brazzi en el papel de un director de orquesta a lo Karajan. June Allyson es ligeramente diferente del tipo de heroínas de Sirk. Tiene un aire demasiado natural, demasiado sano. Demasiado alegre. Sin embargo, al final no se sentirá tan bien. Rossano Brazzi nunca abandona su papel de director de orquesta, ni durante los más dulces y tiernos diálogos amorosos. Su forma de desplazarse revela una genial dirección de actores: siempre como un gallito, siempre con un aire teatral, incluso en los momentos de sinceridad. Brazzi interpreta su papel como habría que interpretar Musik de Wedekind.

Brazzi tiene una esposa,  Marianne Koch. Y para quien quiera comprender la visión del mundo de Sirk, este personaje tiene una importancia crucial. Marianne está enamorada de Brazzi. Él se ha casado con ella, y ella siempre ha sido feliz hasta que ha vivido con él y su amor la ha destruido. Se ha vuelto loca. Todos los personajes sirkianos tratan de realizar un ideal, satisfacer un violento deseo. El que obtiene todo lo que desea es destruido. ¿Esto significa que en nuestra sociedad sólo son aceptadas las personas que persiguen algo como el perro con la lengua fuera? En tanto se atienen a las reglas que les permiten ser útiles.

Cuando veo las películas de Douglas Sirk cada vez me convenzo más de que el amor es el mejor, el más insidioso y el más eficaz de los instrumentos de represión social. June Allyson se lleva con ella a Estados Unidos un menor gran amor. Pero tampoco serán felices juntos. Ella siempre soñará con su director de orquesta y él siempre verá rastros de sus deseos insatisfechos. De ahora en adelante, sólo les absorberá su trabajo, que naturalmente estallará cuando le llegue su turno.  Muy justo.

Los diablos del aire

“Los Diablos del Aire” (The Tarnished angeles, 1958 ) es la única película de Sirk en blanco y negro que he podido ver. Es la película en que tuvo más libertad. Una película increíblemente pesimista. Se basa en una novela de Faulkner que desafortunadamente no conozco. Aparentemente Sirk la profanó, lo cual le sienta muy bien”. (La novela es “Pylon”).

La película, como “La Strada”, muestra una profesión moribunda, sólo que no de una manera tan horriblemente pretenciosa. Robert Stack sirvió como piloto en la Primera Guerra Mundial. Nunca ha querido hacer otra cosa que volar; por eso ahora participa en un espectáculo aéreo dando vueltas entre obstáculos. Dorothy Malone es su esposa; hace pruebas de salto en paracaídas. Apenas pueden ganarse la vida. Robert es valiente, pero no sabe de máquinas; así que tiene un mecánico, Jiggs, tercero del equipo, que está enamorado de Dorothy. Robert y Dorothy tienen un Hijo. Rock Hudson lo conoce cuando lo estaban encarneciendo otros competidores: ‘¿Quién es tu papi, chico? ¿Jiggs o…?’ Rock Hudson es un periodista que quiere escribir un reportaje sensacional sobre ese grupo de gitanos del aire que, en vez de sangre, tiene gasolina en las venas. Sucede que los Schumann no tienen donde alojarse; así que Hudson los invita a su casa. En el transcurso de la noche Dorothy y Rock se llegan a conocer mutuamente. Tenemos la impresión de que los dos tiene todavía mucho que decirse. Rock pierde su empleo, uno de los competidores se estrella en la carrera aérea, se sugiere que Dorothy se ha tenido que prostituira causa de un avión que averió Robert. Resulta, además, que Rock y Dorothy no tenían tanto que decirse después de todo, que Jiggs repara un avión averiado y que Robert se eleva y se mata.

Solo derrotas. La película no es más que una acumulación de derrotas. Dorothy está enamorada de Robert. Robert está enamorado del vuelo, y Jiggs esta enamorado de Robert ¿o de Dorothy, o de Rock?. Rock no esta enamorado de Dorothy, ni Dorothy está enamorada de Rock. Cuando la película por un instante, hace a uno creer que están enamorados, es una gran mentira; ellos mismos sólo llegan a creerlo por un par de segundos. ¿Quizá sí…? Luego, ya al final, Robert le dice a Dorothy que después de la carrera va a dejar de volar. Por supuesto lo ha dicho cuando ya estaba a punto de matarse. Sería inconcebible que Robert pudiera estar realmente involucrado con Dorothy, en vez de estarlo con la muerte.

La cámara siempre está en movimiento. A semejanza de los personajes va de un lado a otro, pretendiendo que algo va a suceder realmente. Todo está de hecho tan completamente acabado que todos los elementos deberían desistir y enterrarse de una vez. Incluyendo los travellings, los movimientos de grúa y las panorámicas. Douglas Sirk mira a estos cadáveres con tal ternura y esplendor que empezamos a sospechar que alguien tiene la culpa de que estos personajes estén tan mal y pueden ser, no obstante tan agradables. La culpa la tienen el miedo y la soledad. Pocas veces he sentido tanto miedo y tanta soledad como en esta película. Los espectadores se sienten en el cine como el niño de los Schumann en el tiovivo: vemos lo que sucede, queremos avalanzarnos y ayudar, pero pensándolo bien, ¿Qué puede hacer un chavo en contra de una catástrofe aérea? Todos están allí para lamentar la muerte de Robert. A eso se debe, en última instancia, que Dorothy Malone esté tan histérica. Es que ella sabe. Y Rock Hudson, que quiere ganar la noticia. Apenas la consigue se pone a gritonearla a sus colegas. Y Jiggs, que no debería haber reparado el avión, se sienta a preguntar: ‘¿Dónde están todos?’ Está muy mal eso de que nunca se hubiera dado cuenta de que, en realidad, nunca ha habido nadie. El verdadero tema de esta película es la manera en que la gente se engaña a si misma. Y la razón de que te engañes a ti mismo. Dorothy vi por primera vez a Robert en imagen, en un poster que lo exhibía como un osado piloto; y se enamoró de él. Por supuesto, Robert nada tenía que ver con su imagen. ¿Qué te queda? Engañarte a ti mismo. No hay de otra. Nos decimos a nostros mismo, y quisiéramos podérselo decir a Dorothy, que sólo se trataba de un acto compulsivo, que su amor por Robert nunca fue verdadero. ¿De que serviría? La soledad es más fácil de soportar si guardas intactas tus ilusiones.

En esas estás. Pienso que la película es la demostración de que nada es como lo ves. Sirk ha hecho una película en la que hay una acción continua, en la que siempre está pasando algo, y en la que la cámara está moviéndose todo el tiempo; y comprendemos que es la soledad y cómo nos obliga a mentir. Y lo equivocados que estamos al mentir, y lo tontos que somos.

“Tiempo de vivir y tiempo de morir”  (A time to love and a time to die, 1957). 
Es la historia de John Gavin, que llega de permiso a Berlín desde el Frente Oriental. La casa de sus padres ha sido bombardeada. Por casualidad se encuentra con Liselotte Pulver, a la que conoció cuando eran niños. Como ambos están desesperados y solos empiezan a enamorarse. La película se llama adecuadamente “Tiempo de vivir y tiempo de morir”. Es tiempo de guerra, evidentemente tiempo de morir. Y en Douglas Sirk, donde hay muerte, bombas, frío y lágrimas puede desarrollarse el amor. Liselotte Pulver ha plantado perejil en el balcón de su ventana, única huella de vida entre los escombros. Desde el principio es evidente que John Gavin morirá al final y en cierto modo su muerte no tendrá que ver nada con la guerra. Una película sobre la guerra tendría que ser diferente. Esta es una película sobre una forma de ser. Sobre la guerra como circunstancia y terreno para el amor. Si estos mismos personajes, Liselotte Pulver y John Gavin se hubiesen encontrado, por ejemplo en 1971, se habrían reído, se habrían dicho: “¿Qué tal?”, ¡Qué coincidencia!”; y ahí habría acabado todo. En 1945 su amistad puede convertirse en un gran amor. Y es verdad. El problema no es el amor. Los problemas se plantean en el exterior. En el interior dos seres pueden sentir ternura el uno por el otro. Por primera vez en Douglas Sirk vemos un amor normal y a personas que no tienen nada de excepcionales. Miran con ojos sorprendidos lo que pasa a su alrededor. Todo les parece incomprensible, las bombas, la Gestapo, la locura. En tal situación el amor es la menos complicada de todas las cosas, la única que es posible comprender. Y se cobijan en él. Pero no quisiera imaginar lo que les habría sucedido si John hubiese sobrevivido a la guerra. La guerra y sus horrores no son más que un decorado. Nadie puede hacer una película sobre la guerra en sí misma; lo importante podría ser la forma en que las guerras empiezan, lo que producen en las personas, lo que dejan tras de sí. Esta no es una película pacifista; no pensamos ni un segundo: “Sin esta sucia guerra todo iría bien”, ni nada por el estilo. La novela de Eric Maria Remarque “Tiempo de amar, tiempo de morir” es pacifista. Remarque dice: si no fuera por la guerra, éste sería un gran amor. Sirk dice: si no fuera por la guerra, este amor no existiría.

Imitación de la vida (Imitation of life, 1959)

Imitación de la vida

“Imitación de la vida” (Imitation of life, 1959) es la última película de Douglas Sirk. Una gran película, una película genial sobre la vida y la muerte. El primero de sus grandes momentos:  Juanita Moore dice a Lana Turner que Sarah Jane es su hija. Juanita Moore es negra y Sarah Jane es casi blanca. Al principio, Lana Turner duda, luego comprende, vuelve a dudar y finalmente afirma que lo más natural del mundo es que una mujer negra tenga un hijo blanco. Pero nada es natural. Nunca. En toda la película. Y, sin embargo, todos intentan desesperadamente que sus pensamientos y sus deseos sean lo que más les convenga. Sarah Jane no quiere ser blanca porque piense que el blanco es un color más bonito que el negro, sino porque sabe que la vida es mucho más agradable si se es blanco. Si Lana Turner quiere ser actriz no es porque le guste, sino porque en la vida se ocupa un puesto mejor si se tiene éxito. Y si Juanita Moore quiere unos funerales espectaculares no es por lo que pueda sentir una vez muerta, sino porque quiere revalorizarse retrospectivamente ante los ojos del mundo, lo que le negaron mientras vivió. Ninguno de los protagonistas se da cuenta de que todo, pensamientos, deseos, sueños, proviene directamente de la realidad social o es manipulado por ella. No conozco ninguna otra película donde este hecho se exprese tan clara y desesperadamente.

Hacia el final de la película Juanita Moore dice a Lana Turner que tiene muchos amigos. Lana queda confusa. ¿Juanita Moore tiene amigos? Las dos mujeres viven juntas bajo el mismo techo desde hace años y Lana no sabe nada de Juanita. No es sorprendente que se extrañe. Lana también se extraña cuando su hija le reprocha haberla dejado siempre sola. E incluso cuando Sarah Jane lanza algunos sarcasmos a la diosa blanca porque tiene problemas y quiere que la tomen en serio, Lana Turner se muestra sorprendida. Y también le sorprende la muerte de Juanita Moore. ¿Cómo ha podido acostarse y morirse así? No es justo encontrarse de pronto frente a una realidad que ya no es color de rosa. Durante la segunda parte de la película, lo único que Lana puede hacer es sorprenderse. Resultado: en el futuro quiere interpretar papeles dramáticos. El sufrimiento, la muerte, las  lágrimas: indudablemente se puede sacar algo de todo esto. Y en este mundo es cuando el problema de Lana se convierte en el del cineasta. Lana es una actriz, y tal vez incluso una buena actriz. Nosotros nunca lo sabemos a ciencia cierta. Primero tiene que ganarse la vida y la de su hija. ¿O quiere hacer carrera por el puro placer personal? No parece demasiado afectada por la muerte de su marido. Todo lo que sabe de él es que era un buen director. Creo que quiere hacer carrera por su propio gusto. El dinero ocupa un lugar secundario para ella, el éxito es lo que más cuenta. En tercer lugar, está John Gavin. John ama a Lana; por amor a ella y por ayudarla, ha renunciado a sus ambiciones artísticas y comenzado a trabajar como fotógrafo en una agencia de publicidad. Lana no puede comprender que sacrifique su ambición al amor. También John es bastante tonto: le hace elegir a Lana entre el matrimonio y su carrera. A Lana esto le parece fantástico y dramático y escoge su carrera. Así suceden las cosas a lo largo de toda la película. Hacen proyectos para ser felices hasta que suena el teléfono para un nuevo papel y Lana revive. Esta mujer es un caso desesperado. John Gavin también. Tendría que haber comprendido antes que esto no podía funcionar. Pero a pesar de eso, une su vida a la de esta mujer. Las cosas que no pueden funcionar siempre son las que suscitan en nosotros un interés más duradero. Entonces, la hija de Lana Turner se enamora de John; es exactamente como debería ser Lana para satisfacer los deseos de John, pero no es Lana. Esto es comprensible. Sandra Dee es la única que no comprende. Tal vez porque las cosas no se comprenden cuando se está enamorado.

Juanita Moore también ama a su hija y no la comprende muy bien. Un día llueve, cuando Sarah Jane todavía es una niña, y Juanita Moore le lleva un paraguas al colegio. Sarah Jane había hecho creer que es blanca. Surge la verdad cuando su madre llega al colegio con el paraguas. Sarah Jane no lo olvidará jamás. El amor que Juanita Moore siente por su hija le impide comprender los hechos cuando poco antes de morir quiere ver a Sarah Jane por última vez. Para ella es un pecado que Sarah Jane quiera pasar por blanca. Lo más terrible de esta escena es que cuanto más cruel y malvada es Sarah Jane con su madre, más patética y lamentable es ésta. Realmente, lo brutal es que la madre quiera poseer a su hija porque la quiere. Y Sarah Jane se defiende contra el terrorismo maternal, contra el terrorismo del mundo. Lo cruel es que podemos comprenderlas. A menos que el mundo cambie. En este momento lloran todos los espectadores. Porque es difícil cambiar el mundo. Entonces todos los personajes se encuentran en el entierro de Juanita Moore y durante algunos minutos se comportan como si todo fuese bien. Y este “como si” es lo que les hace seguir en el mismo atolladero; les hace sospechar vagamente que buscan otra cosa, pero de nuevo se apresuran a olvidarlo.

“Imitación de la vida” comienza como una película sobre el personaje de Lana Turner y muy insensiblemente se convierte en una película sobre el personaje de Juanita Moore, la mujer negra. El cineasta abandona el problema que le concierne, el aspecto del argumento que concierne a su propio trabajo para investigar la imitación de la vida en el destino de Juanita Moore, en el que encuentra mucha más crueldad de la que puede encontrar en el caso de Lana Turner o en el suyo propio. Aún menos oportunidades. Aún más desesperanza.

Despedida

He intentado escribir sobre seis películas de Douglas Sirk y he descubierto la dificultad de escribir sobre películas que hablan de la vida y que no son literatura. He dejado a un lado muchas cosas que habrían podido tratarse más ampliamente. No he hablado bastante de la iluminación: de lo precisa que es, de cómo ayuda a Sirk a transformar la historia que tiene que contar. Su único rival en este terreno es Joseph von Sternberg. Y tampoco he hablado bastante de los decorados interiores que construía Douglas Sirk. De su increíble exactitud. Y no he subrayado que Sirk es un director que obtiene el máximo de los actores. En las películas de Sirk, incluso zombies como Marianne Koch y Liselotte Pulver parecen auténticos seres humanos en los que podemos y queremos creer. Realmente he visto muy pocas películas de Sirk. Quisiera haberlas visto todas, sus treinta y nueve películas. Si lo hubiese hecho, quizá habría ahondado más en mí mismo, en mi vida, en mis amigos. He visto seis películas de Douglas Sirk. En ellas estaba lo más bello que hay en el mundo.

(Nota del editor: Durante el invierno de 1970, el director Rainer Werner Fassbinder descubre el cine realizado en Estados Unidos por Douglas Sirk. Este hecho supone un impacto tan grande en el realizador alemán que le conduce hacia lo que sin duda será lo más característico de su obra: El melodrama estilizado, distorsionado, manierista, excesivo, distanciado de forma grotesca para provocar la reflexión en el espectador. Hasta entonces, el cine de Fassbinder había oscilado entre la influencia de géneros tradicionales del cine norteamericano (sobre todo el de gangsters) y la estela de los primeros Godards (es significativo el hecho de que fuese Vivir su vida una de sus películas preferidas), sin olvidar nunca el tono melodramático que poco después perfeccionará y que marcará el resto de su obra hasta su muerte en junio de 1982. Profundamente “tocado” por ese descubrimiento, viaja a Suiza para entrevistarse con Sirk y en febrero de 1971 publica en la revista Fernsehen und Film un artículo sobre seis películas de la última etapa norteamericana de su compatriota. La admiración mutua que sintieron ambos fue tal que en 1977 Fassbinder protagonizó un corto de su Dios titulado Bourbon Street Blues. El texto de Fassbinder fue publicado en el suplemento La cultura en México, de la revista Siempre, en una traducción del crítico Jorge Ayala Blanco, que es la versión que estamos publicando aqui).

5 de octubre de 2011

La Rebelión esta en Marcha

Nobody Can Predict The Moment Of Revolution from ivarad on Vimeo.

El sábado 17 de septiembre muchos de nosotros nos sentimos sobrecogidos al ver cómo 5.000 estadounidenses se desplazaban al distrito financiero del sur de Manhattan blandiendo mensajes, desplegando pancartas, tocando percusión, coreando consignas y comenzaban a marchar hacia la «Gomorra financiera» de la nación. Prometieron que «ocuparían Wall Street» y que «juzgarían a los banqueros», pero la policía de Nueva York frustró sus intentos temporalmente al bloquear la simbólica calle con barreras y puntos de control. Lejos de desalentarse, los manifestantes dieron vueltas alrededor de la zona antes de mantener una asamblea popular y establecer un campamento semi permanente de protesta en el parque de Liberty Street, a tiro de piedra de Wall Street y a una cuadra de distancia del Banco de la Reserva Federal de Nueva York.

Allí pasaron la noche 300 personas. Varios centenares de refuerzos llegaron al día siguiente y en el momento de redactar este artículo, los acampados están una vez más desenrollando sus sacos de dormir. Cuando tuitearon al mundo que estaban hambrientos, una pizzería cercana recibió 2.800 dólares en pedidos para llevar en una sola hora. Animados por una ola de solidaridad internacional, estos estadounidenses indignados dicen que estarán ahí para recibir a los banqueros cuando la bolsa de valores abra el lunes. Parece que, por ahora, la policía no piensa que pueda detenerlos. ABC News informa de que «aunque los manifestantes no tienen un permiso para la concentración, [dice el departamento la policía de Nueva York que] no tienen planes de echar a esos manifestantes que parecen decididos a permanecer en las calles», los organizadores al pie de cañón nos cuentan: «nos estamos atrincherando para ocupar a largo plazo». El mundo ahora está mirando y se pregunta: ¿Podría ser esta la chispa de un «momento Tahrir» en EE. UU.?

El movimiento #OCCUPYWALLSTREET se inspiró en las asambleas populares de España y surgió como concepto por un póster a doble cara en el número 97 de la revista Adbusters, pero fue encabezado, orquestado y consumado por activistas independientes. Todo comenzó cuando Adbusters pidió a su red de «agitadores culturales» (culture jammers) que inundaran el sur de Manhattan, levantaran tiendas, cocinas, barricadas pacíficas y que ocuparan Wall Street durante unos pocos meses. La idea cuajó de forma inmediata en todas las redes sociales y activistas no suscritos se hicieron con la propuesta y construyeron un sitio web de código abierto para organizarla. Días después, se reunió una asamblea general en Nueva York a la que se presentaron 150 personas. Estos activistas pasaron a ser el núcleo organizativo de la ocupación. La aura mística de Anonymous impulsó la acción hasta los medios de comunicación dominantes. Su videocomunicado en apoyo a la acción cosechó 100.000 visitas y el Departamento de Seguridad Nacional remitió un aviso a los banqueros de la nación. Cuando, en el mes de agosto, los «indignados» de España anunciaron que realizarían una acción solidaria en el distrito financiero de Madrid, activistas de Milán, Valencia, Londres, Lisboa, Atenas, San Francisco, Madison, Amsterdam, Los Ángeles, Israel y otros tantos se comprometieron a hacer lo mismo.

Existe en las calles del mundo un sentimiento común de que la economía mundial es una estafa dirigida por y para los Peces Gordos de las finanzas. Gente de todas partes está despertando para darse cuenta de que hay algo que falla rotundamente en un sistema en el que las transacciones financieras especulativas ascienden, al cabo de cada día, a 1.300 millones de dólares (50 veces más que la suma correspondiente a las transacciones comerciales). Mientras, de acuerdo con un informe de la ONU, «en los 35 países sobre los cuales se dispone de datos, casi un 40 % de aquellas personas que buscan un empleo han pasado más de un año sin trabajar»

«Los directores ejecutivos, las grandes corporaciones y los ricos se están quedando con demasiado de nuestro propio país, y creo que es el momento de que lo recuperemos», dice un activista que se unió a las protestas este sábado. Jason Ahmadi, que viajó desde Oakland (California), explicó que «muchos de nosotros sentimos que hay una gran crisis en nuestra economía y buena parte de ello lo han causado los tipos que hacen negocios aquí». Bill Steyerd, un veterano de Vietnam residente en Queens, dijo: «es una causa que merece la pena, porque la gente de Wall Street es un grupo de militaristas chupasangre».

No sólo encontramos enfado. También una sensación de que las soluciones convencionales a la crisis económica propuestas por nuestros políticos y por los economistas predominantes– estímulos, recortes, deudas, tipos de interés bajos, el impulso del consumo – son opciones falsas que no funcionarán. Se necesitan cambios más profundos... como una tasa «Robin Hood» sobre las transacciones financieras, reinstaurar la Ley Glass-Steagall en los EE. UU. o implementar una prohibición para las operaciones «flash» de mayor frecuencia. Hay que fragmentar aquellos bancos «demasiado grandes para fallar», reducir su tamaño y hacer que vuelvan a estar al servicio de las personas, la economía y la sociedad. Los estafadores financieros responsables del desplome de 2008 deben ser juzgados y recibir largas condenas penitenciarias. Finalmente, queda la madre de las soluciones a largo plazo: un replanteamiento total del consumismo occidental que cuestiona cómo medimos el progreso.

Si los actuales males económicos en Europa y EE. UU. entran en una espiral de prolongada recesión mundial, las acampadas populares se convertirán entonces en mobiliario fijo de los distritos financieros y en los aledaños de las bolsas de valores a lo largo y ancho del mundo. Hasta que no se escuchen nuestras demandas y no se reformen de forma esencial el régimen económico mundial, nuestras acampadas urbanas seguirán surgiendo por todos lados.

Bravo por aquellas almas valerosas de la acampada de Liberty Street en Nueva York. Cada noche que #OCCUPYWALLSTREET se mantenga, aumentarán las posibilidades de un levantamiento mundial bien desarrollado contra los negocios convencionales.

—Micah White y Kalle Lasn
Traducido por Alejandro Garcés y editado por Laura Merino

Una versión editada de este artículo se publicó originalmente en The Guardian, bajo el título «La llamada para ocupar Wall Street resuena por todo el mundo».

2 de octubre de 2011

Segregación y Oportunismo Político en Alabama


Cualquiera que conoce los capítulos más obscuros de la história de Alabama pensaría que la segregacion racial es cosa del pasado, que el trabajo de Marting Luther King terminó con esa abominable e insana enfermedad. Pero no es así.

El gobierno de Alabama ha producido una nueva edición de la segregación racial de los cincuentas, esta vez contra los inmigrantes en su mayoría latinos. Para hacerlo han puesto en practica una ley draconiana que interviene practicamente en toda la vida personal de cualquier inmigrante que tiene la mala suerte de vivir en ese estado.

La ley conocida como la H.B. 56 es más fuerte que la controversial legislacion que aprobó el gobierno de Arizona. La ley trae lo que el legislador republicano Micky Hammon  llama “el sabor de Alabama”. En otras palabras: cualquier persona con la piel obscura, acento y que no sea blanco de ojos azules, es un sospechoso y tiene que mostrar documentos que prueben su status legal en este país.

Lo abominable de la ley es que obliga a las escuelas públicas a investigar el status legal de los estudiantes inmigrantes y sus padres. Consecuentemente los estudiantes latinos han comenzado a abandonar las escuelas públicas de Alabama.

Funcionarios denunciaron un súbito éxodo de los niños de las familias hispanas, algunos de los cuales, dejarían el estado para evitar problemas con la ley..

Contradictoriamente los funcionarios locales y estatales están pidiendo a las familias de inmigrantes mantener inscritos a sus hijos en las escuelas. “La ley no prohíbe a nadie asistir a la escuela”, dicen, “ni los estudiantes ni los padres serán arrestados por tratar de obtener educación”. Sin embargo todos saben que la nueva ley de inmigración requiere la verificación del estado migratorio de los estudiantes escolares, tal como lo confirmó el propio gobernador del estado, Robert Bentley. A quien creen que engañan?

La ley, por cierto, no se limita a la escuelas, se extiende a prácticamente todas las actividades de vida personal de los inmigrantes, legales e ilegales. Las Iglesias no pueden ofrecer sus servicios religiosos a los indocumentados, nadie puede alquilarle una propiedad, ofrecerle trabajo, hospedar o transportar indocumentados.

El presidente Obama ha pedido a un tribunal de apelaciones federal que bloquee la nueva ley de inmigración ilegal de Alabama, después que una juez federal permitiera que algunas partes clave entraran en vigor.

En efecto la juez jefa de Distrito de Estados Unidos, Sharon Lovelace Blackburn, falló esta semana que el Estado podría exigir a la policía detener a personas sospechosas de estar en el país de manera ilegal, si no pueden presentar la documentación adecuada cuando se las detiene por cualquier razón.

También se negó a bloquear la disposición que obliga a las escuelas públicas a determinar, mediante la revisión de certificados de nacimiento o declaraciones juradas, el estatus de residencia legal de los estudiantes en el momento de la inscripción.
Los jueces federales han bloqueado previamente piezas clave de otras leyes de inmigración aprobadas en Georgia, Arizona, Utah e Indiana.

El Gobierno señaló que la Constitución marca que la inmigración es un asunto federal que no puede ser sujeto a cambios por medidas tomadas por el Estado, y que por lo tanto Alabama no tiene autoridad para regular respecto a la inmigración.

Alabama aprueba esta ley cuando su situacion economica no es ajena a la crisis nacional y ostenta un deficit prsupesustal de casi un billón de dolares. Lo cual ha obligado al gobierno a realizar importantes recortes de personal en la policia, la cual ya ha manifestado su preocupacion, porque con la aplicacion de la nueva ley, ellos creen que no se van a dar a basto. Por otro lado el sector privado inmediatamente sintió el impacto de la nueva ley. Los campos quedaron vacíos porque los campesinos latinos se han ido. Algunos agricultores consideran cambiar de giro por que no tienen quien trabaje para ellos.

Entonces que se cocina detrás del movimiento anti-inmigrante. Bueno: lo cierto es que Hammon, podra ser un buen chief pero esta lejos de ser un legislador responsable, porque todos sabemos que su receta anti-inmigrante, no es más que una vulgar maniobra electorera con miras a las elecciones del 2012. En realidad no es el único. Muchos están haciendo carreras y fortunas a costa del tema inmigrante. Aprovechando la incapacidad del gobierno federal de no producir una reforma del sistema migratorio que se viene debatiendo desde hace años en Washington.

1 de octubre de 2011

El "Autismo Empresarial" de los Search Engines


Recientemente escuche por NPR una reveladora conversación sobre el comportamiento de Yahoo con el movimiento  Occupy Wall St.  Fue una de esas raras ocaciones en que los “search engines” se ven expuestos al escrutinio publico por su conducta empresarial. Irónico, en realidad,  porque siempre estan involucrados en la vida de todo el mundo, pero no por eso son transparentes ya que operar cubiertos  por una nube gris. 


Los activista del OWS se quejaban de una censura de emails de parte de Yahoo. Los  invitados se rebanaban los sesos tratando de entender que era ético y que no  lo era, cuando los “search engines” se salen por la tangente, cada vez que se ven envueltos  una tormenta política.

A mi entender el panel de NPR trataba el tema como si Yahoo fuera un medio de comunicación cuando en realidad no lo son.

Yahoo, al igual que Google, son  plataformas publicitarias. Su misión en Internet es vender anuncios  y ganar dinero. El contenido que ofrecen en su mayoría, sino todo, pertenece a terceros y ellos lo seleccionan, en función de sus intereses publicitarios.

Las llamadas “arañas” de Google patrullan la red en busca de material que venda sin ningún compromiso periodístico o  ético de por medio. Ellos entran y salen de los sites sin inmutarse y solamente reaccionan cuando sus “arañas”  palpan los limites del sistema legal en que viven. En EE.UU. es uno y en China es otro.

Si un gobierno extranjero le exige acceso a los emails de un activista Yahoo se lo da, sin problema, aunque eso le signifique  la cárcel al activista investigado por el gobierno. Para  tampoco fue un problema censurar su search engine en China, para estar en buenas relaciones con el gobierno autoritario de ese país.


¿ Se imaginan  al New York Times involucrado en un escandalo de esta naturaleza? Imposible, porque su ética profesional,  es su razón de ser. Su prestigio profesional es su negocio.
Los “search engines” son solo eso un eficiente sistema codificado  para hacer plata. Tan igual como los Medicis lo hicieron hace 500 años en Italia y Wallmart lo sigue haciendo  hoy día. Las noticias que publica en su site, son un “comoditie”, para atraer visitantes que se traducen en clicks lo cuales se traducen en dolares.   Por lo tanto no es un medio de comunicacion  en el sentido profesional de la palabra.

Google y Yahoo son pues productos de la Nueva Economía. Diseñados e instalados en la red para acumular riqueza. No hay nada malo en eso. Pero,  en su exitoso modelo económico, se manifiesta también un comportamiento  “autista” para con la sociedad. Su conducta en la red,  refleja una incapacidad para desarrollar relaciones con su público. Ostenta una falta de reciprocidad social. En sus secciones de ayuda al usuario emplean un lenguaje estereotipado o repetitivo. Al final de sus explicaciones tecnicas, que muchas veces no conducen a nada, le ofrecen al visitante encuestas  para que sus sistemas vayan puliendo las respuestas automáticamente. Frustrante para el visitante que se tiene que limitar a tartar con un robot.


La activista del OWS, por ejemplo, manifestó durante la conversión NPR,  que le había sido imposible hacer un análisis racional sobre la supuesta censura de emails por  Yahoo a su movimiento,  porque Yahoo simplemente no da la cara ni explica como opera su servicio de emails.

En efecto, en la conversión de NPR el gran ausente fue Yahoo,  a pesar de que fueron invitados y su conducta empresarial estaba en tela de juicio pero eso a Yahoo le es indiferente.

Yahoo, Google y,  por lo general, las redes sociales,  operan a puerta cerrada. Imagino que asi el negocio es más rentable porque se ahorran los costos de implementer y mantener un servicio humano al cliente. Los robots son más baratos y menos comprometedores.

Asi también  le imponen al visitante sus condiciones y el visitante es obligado a trabajar a ciegas.  Muchas veces es forzado a aceptar contratos que nadie lee. Y no pueden decir que sus servicios abarcan a una masa de usuarios tan grande que no se pueda atender directamente. Wallmart y Netflix, por ejemplo,  no son negocios pequeños  tienen humanos que responden el teléfono cuando sus clientes tienen problemas. Los sites en cuestión solamente proveen los forums para que los usuarios resuelvan sus problemas solos  y hagan el trabajo por ellos. Muchas veces para participar de esos forums hay que saber de tecnología y muchos queda marginados. La expoliación seria entonces que todo es grátis y por lo tanto las quejas o los contra tiempos  del usuario son su problema.

Sin embargo esta suerte de autismo empresarial es muy conveniente para Yaho y Google cuando se encuentran en el medio de un problema de censura de información a grupos que desarrollan actividades políticas contra el sistema, como es el caso actualmente de OWS.

Resulta, por demas sospechoso, que los emails de una organización que protesta  contra Wall St., a donde se encuentran muchas de las principales cuentas publicitarios de los search engines, se pierdan. Para evitar malos entendidos y quedar bien ante la sociedad porque no salir de su nube y explicar racionalmente el problema, que bien podria ser estrictamente técnico y no una censura.

Lo cierto es que no parece importarles el rol que juegan en la vida de las personas e instituciones de la sociedad.

Sin embargo en EE.UU. y en buena parte del mundo industrializado todo se hace por la red, por lo tanto la seguridad y transparecia de la red es un derecho del usuario. Y los sites que gravitan en torno a sofisticado mecanismo de procesamiento de la información  se han convertido en parte de la vida de la gente  y tienen una responsabilidad social y legal para con la sociedad.  Su mission entonces no es solo lucrar sino server. Tan igual como el servicio postal, la policia, los bancos, los hospitales y las escuelas. Estas ultimas por ejemplo son gratuitas,  pero no por eso  no son reguladas y supervisadas por el gobierno y la  comunidad;  y están en la oblación operar éticamente y de atender a todo el mundo de la mejor forma posible y por igual.

¿Que pasaría, por ejemplo, si OWS  enviara cientos de miles de cartas a sus miembros por el servicio postal regular y las cartas no llegaran a su destino?   Los funcionarios de la oficina postal tendrían que darle una explicacion racional  a OWS del incidente. ¿Y por qué no Yahoo?




4 de mayo de 2011

Debate Migratorio para Impulsar la Re-elección

Por: Eduardo Carrasco. Obama ganó los comicios de 2008 con el 67 por ciento del voto latino y el incumplimiento de la reforma migratoria durante su primer mandato ha suscitado, como es lógico, críticas y desconfianza de la comunidad inmigrante.

Sin embargo el presidente anuncio hoy un “nuevo comienzo” para promover la reforma migratoria. Muchos creen, con razon, que esta medida tiene fines electorales de cara a los comicios de 2012.

Todos sabemos que la oportunidad de pasar la Reforma de la Ley de Inmigración y el Dream Act se dio hace tres años, cuando los demócratas tenían mayoría en las cámaras y Obama contaba con el apoyo de la población. Ahora, con el Congreso en contra el “nuevo comienzo” terminará nuevamente en palabras, porque los republicanos no van a pasar una ley que facilitaría la reelección presidencial a Obama.

Pero entonces ¿porqué lo hacen?. El calculo podría ser que el debate nacional de una reforma migratoria, podría desenmascarar aun más la política racista y antiinmigrante de los republicanos; y, a los latinos no les quedaría más recurso que votar por Obama.

Algo similar a lo que ocurre hoy en el Perú, donde el célebre derechista y Premio Nobel, Mario Vargas Llosa, se ha visto obligado a anunciar su apoyo al izquierdista Ollanta Humala en la segunda vuelta electoral, con tal de no elegir a la hija del exdictador Alberto Fujimori.

El “nuevo comienzo”, parece una estrategia electoral de Obama para consolidar su bamboleante reelección, ya que la comunidad inmigrante no es la única a la cual ha decepcionado. Muchos de sus más fieles seguidores, a lo largo de su presidencia, tuvieron la misma suerte.

Por ejemplo: extendió los recortes tributarios para los ricos que caracterizo a la era Bush. La reforma del sistema sanitario no incluyó la “opción publica” y dejo a muchos inmigrantes sin seguro. Recientemente, en medio de una frenética batalla para negociar el presupuesto nacional, Obama, lejos de desenmascarar la farsa del GOP, aceptó recortes históricos a programas que conforman la red social de apoyo a los más necesitados, en medio de una crisis económica.

La falta de liderazgo del presidente Obama, podría ser la principal razón del fracaso de su gobierno por sacar adelante una reforma del sistema migratorio. Recordemos que una vez elegido convocó a una reunión en la Casa Blanca a demócratas y republicanos y, una hora después, declaro a la prensa que no había “apetito” por una reforma migratoria en el congreso y se olvidó de los inmigrantes.

Gracias a la perseberancia de representantes como Luis Gutierrez el proyecto de ley para lograr una reforma volvió a las cámaras. Pero algunas voces, como la de Nancy Pelosi, advirtieron que se necesitaba el liderazgo del presidente para lograr consenso, especialmente en el Congreso donde los republicanos y demócratas conservadores en bloque, atacaban la reforma. Obama no hizo nada más que dar un discurso y regresar a su retórica improductiva sobre el tema. La ley se archivo.

Más tarde, con miras a salvar las elecciones de noviembre, el Dream Act volvió a la palestra y nuevamente la comunidad Latina, cifro sus esperanzas en que los demócratas y el presidente, harían un último esfuerzo por darle un futuro digno a los estudiantes latinos indocumentados, pero ya era tarde, tanto republicanos como demócratas, unidos en su deseo por conservar sus escaños, por encima del futuro de los jóvenes, le cerraron el camino al Dream Act.

Lejos de buscar una reconciliación, el presidente aplicó una política de mano dura contra la comunidad latina y en lo que va de su gobierno ha deportado a más de un millón de inmigrantes. Todo un record que ni Bush alcanzo a establecer.

De la impotencia gubernativa, dice Balmes, nace el pandillaje. El daño que le ha inflingido el gobierno federal a la comunidad inmigrante por no hacer una reforma migratoria, ha permitido que los inmigrantes queden a merced de racistas, ultraderechistas, que gravitan en el Tea Party, y oportunistas que desde sus escaños en los parlamentos estatales capitalizan politicamente atacando a los inmigrantes con leyes draconianas para hacer carrera política. El veterano senador John McCain, por ejemplo, consolidó su reelección apoyando a los antiinmigrantes, apesar de haber sido uno de los pocos republicanos que apoyaron al senador Edward Kennedy en su histórica campaña por lograr la reforma migratoria.

Sin embargo, ahora Obama quiere repetir su libreto del 2008 y hacer lo que el mismo criticó, en un discurso en Texas durante su eufórica campaña electoral: ” no se puede jugar con los inmigrantes como si fueran una pelota de fútbol”, dijo. Pues tal parece que ahora se apresta a hacer el “play de honor” para prometer algo que todos sabemos no va a ocurrir sin el el apoyo de los republicanos; los cuales han demostrado, a lo largo de todo este tiempo, que no quieren ninguna reforma y que están dispuestos a jugar en contra con tal de ver su sueño hecho realidad: reconquistar la Casa Blanca.

Mientras tanto el acelerado crecimiento de la última década consolidó a los hispanos como la primera minoría de EE.UU, pues ya son 50,5 millones de personas, un 16,3% de la población, según las cifras divulgadas por la Oficina del Censo.

Los resultados del Censo 2010 son especialmente importantes porque con ellos se realiza el proceso de redistribución de los distritos electorales en el país de cara a las elecciones presidenciales y legislativas de 2012.

Desde el último censo, en el año 2000, la población hispana aumentó 43%, pasando de 35,3 millones de personas a 50,5 millones, lo que significa que actualmente uno de cada seis estadounidenses tiene orígenes hispanos.

Lo cierto es que el problema inmigrante esta subordinado al nefasto juego político de Washington. Lo cual, en realidad, es un acto suicida para sus protagonistas, por que a pesar del peso demográfico de la comunidad inmigrante y de que su importancia como bloque de votantes es cada vez mayor, la Casa Blanca y el Congreso siguen sin reformar las leyes de inmigración. Como diría Orison Sweet Marden: “ la mente negativa nunca logra nada, solo desgarra y destruye”.